1 ... 7 8 9 10 11 12 13 14 ... 18

- -  ’ ■ ’  '  •  - ....  . ■ •  ■ * '  •  \  •  " ,. v- - Bolchevique. Diario 1920-1922 [ I a ed.]. Tenerife/Madrid...

bet11/18
Sana10.12.2017
Hajmi192 Kb.

.


- -  ’ ■
’  ' 
• 
-
....  .

• 
■ *
'  •  \  •  "

,. v-  


•'**'
*  \  :■ 
-

••;  " 4 .  ■ .  . ..


0 ;í
-  •
------------------------------------------------
... —


Capítulo XXX
Vanas excursiones
El mito bolchevique
Con la ayuda de R***,  el secretario de un sindicato  importante,  he  conseguido 
mucho  material valioso para le Expedición.  R***  es un menchevique que, por una 
inexplicable razón, habla escapado del reciente proceso de limpieza. Su popularidad 
entre los obreros, creía, le había salvado.
-Los bolcheviques tienen puestos sus ojos sobre mí, pero me han dejado en paz 
hasta ahora, decía de manera significativa.
Familiarizado  con la  ciudad,  sus  museos,  bibliotecas y archivos,  R***  fue  una 
gran ayuda en mi búsqueda de datos y documentos. Mucho de lo más valioso se había 
perdido y otros muchos documentos habían sido destruidos por los propios traba­
jadores, interesados en su seguridad, en la época de la ocupación alemanay el terror 
Blanco.  No  obstante, una parte de los archivos de los sindicatos se ha preservado, 
lo suficiente como para reconstruir la historia de la heroica lucha desde sus inicios 
y durante los días tormentosos de la Revolución y la Guerra Civil.  En esa época, los 
mencheviques jugaron el papel de líderes intelectuales, mientras que los bolchevi­
ques y anarquistas eran la inspiración revolucionaria de los obreros.
El cuartel general del Soviet del Trabajo se había convertido, de algún modo,  en 
el depósito de una extraña mezcla de documentos. Archivos policiales y de la gen­
darmería, las actas de las sesiones de la Dumay estadísticas financieras encontraron 
allí su lugar,  para ser inmediatamente olvidados.  Por una curiosa casualidad,  des­
cubrí en un cajón abandonado, la primera Universal de Petliura, un raro documento 
que contiene la declaración original de los principios y objetivos de la constitución 
nacional de  Ucrania.  Un oficial comunista lo  reclamó  como  su posesión personal 
con lo cual esperaba recibir una compensación. Envista del alto precio que exigía, la 
cuestión ha necesitado de unas cartas con el Museo.
En los  círculos  mencheviques,  los  sentimientos  frente  a los  bolcheviques  son 
muy enconados.  Es una opinión generalizada entre ellos que los comunistas,  anti­
guamente socialdemócratas,  han traicionado a Marx y desacreditado el socialismo. 
Revolucionarios asiáticos los llamaba R***. No existen diferencias entre Trotskiy el 
verdugo Stolypin176, afirmaba; sus métodos son idénticos. De hecho, existía más agi-
176.- PiotrArkádievich Stolypin. Nacido en 1862, actuará como Primer Ministro del Zar tras la Revolución de 1905. 
Intentará llevar a cabo una reforma agraria, aunque tendrá poco alcance, en un intento de lograr una base social para 
sostener a la monarquía.  Durante su mandato, gobernando mediante decretos del Zar, dictará 1.10 2 sentencias de 
muerte, muriendo finalmente en un atentado en 19 11.
l 97

Alexander Berkman
tación política bajo Nicolás II que la que hay hoy. Los bolcheviques, presuntos mar- 
xistas,  piensan  que  mediante  decretos y el terror pueden cambiar las  inmutables 
leyes  de  la revolución social;  intentan saltarse varios  peldaños,  como  han hecho, 
en la escalera del progreso.  La Revolución de Febrero fue esencialmente burguesa, 
aunque Lenin intentó transformarla por medio de la violencia de una insignificante 
minoría en una revolución social. La consecuencia fue la completa debacle de todas 
las  esperanzas.  Los  comunistas,  creía  R***,  no  durarán  por  mucho  más  tiempo. 
Rusia está al borde del colapso económico. Las antiguas reservas de alimentos están 
agotadas; la producción casi está paralizada.  La militarización del trabajo ha fraca­
sado.  Los cálculos de Trotski sobre el progresivo crecimiento de la producción del 
frente obrero han quedado en papel mojado como las profecías de los bolcheviques 
sobre la revolución mundial.  Las fábricas no son un campo de batalla. Al convertir 
todo el país en un campo  de trabajo forzoso no se potencia los esfuerzos en la pro­
ducción. Se ha dividido el pueblo en esclavos y esclavistas, y creado una clase super- 
poderosa de burócratas de los soviets. Aunque lo  más significativo  de todo  es  que 
incluso los obreros más avanzados se han encontrado en frente de los comunistas. 
En estos momentos los bolcheviques  no  cuentan con nadie  entre  el  campesinado 
ni el proletariado; todo el país está en contra de ellos.  El bloqueo y la invasión han 
sido manipulados en su propio interés. Los bolcheviques necesitan de la guerra para 
mantenerse  en el poder;  la actual  campaña polaca les  conviene  espléndidamente. 
Sin embargo, este será el último revés para los comunistas.  Se romperán, y el san­
griento experimento bolchevique finalizará.
-La historia los recordará como el mayor enemigo de la revolución,  concluyó 
R*** con énfasis.
***
Viernes por la tarde. - Sobre la mesa del comedor en el hogar del rabino Zakhare, 
el viejo  sionista,  ardían tres velas,  ortodoxamente bendecidas por su mujer.  Toda 
la familia se había reunido con motivo  de la festividad. Aunque la tradicional sopa 
y carne  estaban ausentes,  se  sirvió  arenque y kasha, y  unos pequeños  pedazos  de 
khale, el pan del Sabbath, en esta ocasión sólo en parte de trigo. A  ambos lados de los 
padres, estaban las dos hijas y el muchacho de dieciocho años. Su hijo mayor, Yankel 
era su nombre, dijo el rabino Zakhare con un fuerte suspiro.
-Tendría ahora veintitrés, que su recuerdo sea bendito.
Había sido asesinado en el pogromo que los hombres de Denikin habían llevado 
a cabo poco antes de evacuar finalmente la ciudad. Defendía a sus hermanas, la más
198

El mito bolchevique
joven de sólo quince años. Habían ido a visitar a un amigo en Podol cuando la chus­
ma salió a las calles, saqueando todas las casas, robando y asesinando.
La anciana dama lloraba en silencio en una esquina.  Se podía apreciar la hela­
da mirada del terror en los ojos de las chicas,  como he podido ver últimamente en 
muchas ocasiones. El joven se acercó a su madre y le habló con suavidad. Verdaderos 
sionistas, la familia conversaba en hebreo antiguo, haciendo una verdadera conce­
sión al hablarme en yiddish.
-Al final, ustedes están libres de los pogromos bajo los bolcheviques, les señalé.
-En  cierto  sentido,  afirmó  el  anciano,  aunque  son los  bolcheviques  quienes 
son los responsables de dichos pogromos.  Sí, sí, hubo también bajo el Zar,  inte­
rrumpió mi protesta, aunque no se pueden ni comparar con los que hemos sufrido 
desde entonces.  El odio en contra nuestro se ha incrementado.  Para los gentiles, 
en la actualidad un bolchevique es sinónimo de judío; un comisario es un zhid (un 
término descalificativo para los judíos), y   a cada hebreo se le considera respon­
sable de los asesinatos de la Checa. He pasado toda mi vida en el gueto, y he vivido 
pogromos en el pasado,  aunque nunca las cosas terribles que han sucedido desde 
que los bolcheviques llegaron a Moscú.
-Pero ellos no han llevado a cabo ningún pogromo, insistí.
-Ellos también odian a los judíos.  Nosotros  siempre  somos  las víctimas.  Bajo 
los bolcheviques  no  hemos tenido  los violentos pogromos  de  las  muchedumbres; 
no hemos oído que se hubiera producido ninguno. Aunque tenemos los "pogromos 
silenciosos” , la sistemática destrucción de todo lo que nos es más querido, nuestras 
tradiciones,  costumbres y cultura.  Nos han asesinado como nación.  No lo sé,  pero 
este puede ser el peor pogromo, añadió con amargura.
Tras un momento, volvió a retomar el tema.
-Algunos  judíos  estúpidos  están  orgullosos  de  que  nuestra  gente  esté  en  el 
gobierno y que  Trotski sea  ministro  de  la guerra.  ¡Como  si Trotski y esos  otros 
fueran judíos!  ¿Qué bien supone esto,  me pregunto, cuando nuestra nación debe 
sufrir como antes o más?
-Los judíos se han igualado política y socialmente con los gentiles, sugerí.
-¿Iguales en qué?  En miseria y corrupción. Incluso en eso, no somos iguales.  El 
judío debe pagar más que los demás. No encajamos en las fábricas, siempre hemos 
sido comerciantes, hombres de negocio y en la actualidad estamos completamente 
arruinados. Han sembrado la corrupción entre nuestros jóvenes quienes sólo pien­
san en el poder o unirse a la Checa para hacer méritos.  Nunca había sucedido esto.
*99


Están destruyendo el sueño de Palestina,  nuestro verdadero hogar; reprimen cual­
quier intento de educar a nuestros hijos en el  auténtico espíritu hebreo.
***
En la Kulturliga me reuní con escritores, poetas y profesores hebreos, la mayoría 
miembros  del Volkspartei  (literalmente,  Partido  del Pueblo)  cuando  este  partido 
político estaba representado en la Rada por su Ministro  de Asuntos Hebreos.  In i­
cialmente,  la Liga fue una organización poderosa,  con 33o  secciones a lo largo del 
Sur,  realizando una labor cultural entre sus correligionarios.  La institución sufrirá 
mucho  con los  diversos  cambios  políticos,  aunque  los  bolcheviques  inicialmen­
te los tolerará e  incluso les ayudará económicamente  en sus  esfuerzos  educativos. 
Sin embargo, poco a poco las ayudas fueron desapareciendo y comenzaron a surgir 
obstáculos en el devenir de la Liga. Los comunistas desaprobaban el carácter extre­
madamente nacionalista que imprimían a su labor.  La Yovkom, la sección judía del 
Partido,  era particularmente  antagonista con la  Liga.  Los  maestros y los  antiguos 
alumnos de la Liga fueron movilizados al servicio del Estado, restringiendo el campo 
de acción.  En las provincias,  muchas de sus secciones se vieron obligadas a cerrar 
completamente,  aunque  en  Kiev,  la  dedicación y persistencia  de  sus  líderes  han 
posibilitado que continúe la Liga.
Es un oasis aislado en la ciudad de vida social e intelectual no vinculada al Parti­
do. Aunque ahora tiene limitada su actividad, mantiene una gran popularidad entre 
la juventud judía.  Estos  asisten con entusiasmo  a sus  clases  de  arte,  que  incluyen 
dibujo,  pintura y escultura, y en su estudio  de teatro  se  forman jóvenes  actores y 
actrices muy prometedores. A  los ensayos que asistí, en concreto  a los de El fin del 
mundo, una obra postuma de un dramaturgo desconocido, eran únicos en la concep­
ción artística y la conmovedora expresión.
Los elementos más jóvenes que frecuentan la Kulturliga sueñan con Sion, y con­
taban con la ayuda de Inglaterra para que asegurara a la nación hebrea su tradicional 
hogar.  No tenían contactos con Occidente y los recientes acontecimientos,  aunque 
su confianza  en las  esperanzas  surgidas  en el Congreso  Judío  era  inamovible.  De 
algún modo, en algún momento,  probablemente incluso en un futuro no muy leja­
no,  tendría lugar el gran acontecimiento y los judíos volverían a restablecerse  en 
Palestina.  Con esa apasionada creencia sobrellevan su existencia cotidiana,  vege­
tando intelectualmente, físicamente en la miseria. Sus antiguas fuentes de sustento 
fueron abolidas, el gobierno los mantiene con una carta de racionamiento de cuarta 
categoría. Lo último de los bolcheviques ha sido el etiquetarlos como bourzhooi, cali-
Alexander Berkman
2 0 0
__
..
..
..

I i
 ¡ 
iM

B
....

É
É

ii
i

ficando a los intelectuales como tales, aunque la realidad es que la clase media adi­
nerada se encontraba segura con el estallido de la revolución. El odio a los burgueses 
ha sido transferido a los intelectuales, fomentando y potenciando este sentimiento 
la agitación oficial. Son representados como enemigos del proletariado, traidores a 
la revolución,  como  especuladores o,  peor aún,  como  activos contrarrevoluciona­
rios.  No hay ningún dique que pare la terrible ola que se bate contra ellos,  ni es un 
estallido espontáneo de sentimiento popular. Las llamas son avivadas desde Moscú. 
Agentes bolcheviques que son enviados desde el centro como jefes e instructores, 
sistemáticamente  despiertan estos instintos básicos.  El propio Zinóviev reprende 
severamente  a los  comunistas locales y sus hermanos proletarios contra la indul­
gencia frente a la burguesía.
-Todavía caminan por vuestras calles, profirió en un mitin público, vistiendo 
las mejores galas mientras que ustedes van cubiertos con harapos. Ellos viven en 
lujosas casas, mientras ustedes se arrastran basta los sótanos. No deben perm itir 
tales cosas por más tiempo.
Una  visita  de  los  líderes  comunistas  suele  ser  acompañada  con  renovadas 
requisas  a los burgueses.  El método  es  simple.  Los porteros tienen instrucción 
de recopilar una lista con los que tienen cartillas de cuarta categoría. En muchos 
casos, estos son proletarios intelectuales, profesores, escritores, científicos. Sin 
embargo, la posesión de una cartilla de cuarta categoría es su perdición: son v íc ­
timas legítimas de las requisas. Abrigos, ropa interior, enseres domésticos, todo 
es confiscado alegando izlishki (superfluo).
-Lo más trágico de ello, decía G***, el famoso escritor yiddish, es que lo izlis- 
hki  raramente  llega  a  su  destino  entre  el  proletariado.  Todos  sabemos  que  las 
cosas verdaderamente valiosas  confiscadas no  salen de la Checa,  mientras  que 
los harapos viejos  e  inservibles son enviados a los sindicatos para su distribu­
ción entre los obreros.
-A  menudo, uno no sabe ni quién realiza la confiscación,  comentó un miembro 
de la Liga, ya que en ocasiones lo hacen los chequistas en su propio beneficio.
-¿No hay indemnizaciones?, pregunté.  ¿Nadie protesta?
C*** hizo un gesto de desprecio.
-Hemos aprendido, contestando, del destino de los que se atrevieron a hacerlo.
-No puedes discutir las "órdenes revolucionarias” de los bolcheviques, como las 
llaman ellos, comentó una joven maestra. Lo be intentado y me ocurrió lo siguiente. 
Un día, regresando a mi habitación, me encontré a un extraño ocupándola. Al exigir­
El mito bolchevique
201

Alexander Berkman
le que me explicara que hacía allí, me informó que se le hahía asignado y me enseñó 
sus documentos del Buró de Vivienda.  "Y ¿qué hago yo?” le pregunté.  "Puedes dor­
mir en el suelo” me contestó, tirándose en mi cama.  Protesté a las más altas auto­
ridades,  aunque  rechazaron considerar la cuestión.  "La habitación es lo  suficien­
temente grande como para dos”  insistieron,  aunque esta no  era la cuestión.  "Pero 
ustedes han puesto un hombre extraño en mi habitación” ,  aduje.  "Dentro de poco 
ya se conocerán” , me contestaron con desprecio. "No hacemos distinción de sexo” . 
Permanecí con unos amigos mientras tanto,  aunque  ellos estaban atestados y  tuve 
que buscar otra habitación. Durante días hice cola en el Bureau de Vivienda, aunque 
fue  imposible conseguir una autorización para una habitación.  Mientras tanto,  mi 
jefe me amenazaba con informar sobre mi actitud negligente en mi trabajo, ya que 
la mayor parte del tiempo lo pasaba en las oficinas del Soviet. Finalmente, me quejé 
ante la Rabkrin177, el cuál se supone que protege los intereses del proletariado.  Un 
agente me invitó a compartir su habitacióny yo le abofeteé su cara. Me arrestó y per­
manecí en la Checa durante dos meses por "sabotaje” .
-Hubiese podido terminar peor, comentó alguien.
- ¿Cuándo fuiste liberada?, continué preguntando, interesado en la historia de la 
mujer.  ¿Qué hizo con respecto a la habitación?
Ella sonrió tristemente.
-Aprendí mucho mientras estuve en la Checa, me dijo. Cuando fui liberada, bus­
qué a un miembro del Buró de la Vivienda. Afortunadamente, conservaba un par de 
bellos zapatos franceses y se los entregué.  "Un pequeño presente para su esposa” , 
le  dije,  sin preocuparme  a quién se los  daría pues  es  conocido  que  él tiene varias 
mujeres. En veinticuatro horas recibí una espléndida y amplia habitación, decorada 
con un verdadero estilo burgués.
***
El sol se ha puesto y las  calles están oscuras,  con las raras farolas parpadeando 
tenuemente en la bruma del aire. Al girar una esquina de Krestchatik, en mi camino 
hacia Ispolkom,  me  encontré  en medio  de una muchedumbre  excitada,  acorralada 
por los soldados y la milicia.  Es la oblava buscando a obreros desertores.  Hombres y 
mujeres son detenidos dentro del círculo de militares, para ser llevados a la comisa­
ría para su interrogatorio. Sólo el carné comunista asegura la inmediata liberación. El 
arresto significa la detención durante días, incluso semanas, y yo tenía una reunión
177.-  El Rabkrin era un sistema de inspección creado por Lenin en 1920 basado en grupos de obreros y campesinos 
que podían, libremente inspeccionar la labor de cualquier funcionario, para evitar la corrupción y la inoperancia. Sin 
embargo, pronto se burocratizó, cayendo también en la corrupción que se suponía pretendía combatir. Finalmente, 
se disolverá en 1934.
102,

El mito bolchevique
urgente en la sede central de los comunistas. En vano intenté explicar a los militsione- 
ri que el tovarishtch Vetoshkin*78 me estaba esperando. Incluso el nombre del todopo­
deroso líder del Comité Ejecutivo no les impresionó.  En estos momentos, el Comité 
de Trabajo y Defensa es el máximo poder; sus órdenes eran que se detuviera a todo el 
mundo para llevar a cabo una investigación sobre su trabajo. Los hombres y mujeres 
arrestados suplicaron,  discutieron y mostraron sus  documentos,  pero los soldados 
permanecían impasibles, ordenando a todo el mundo que se pusiera en la fila.  Exigí 
ver al oficial al cargo pero el militsioner se quedó a mi lado, ignorando mis protestas. 
De repente,  la muchedumbre  enfrente  comenzó  a empujar y a presionar:  se había 
iniciado una pelea en la esquina. Mis guardas se encaminaron rápidamente hacia allí, 
y yo, aprovechando la situación, crucé la calle y entré en el edificio de la Ispolkom.
El secretario de Vetoshkin se reunió conmigo en las escaleras. Excusando mi tar­
danza por el incidente con la oblava, le sugerí la conveniencia de un mejor sistemay 
juicio en la organización de tales asuntos.  Este expresó sus disculpas por la manera 
estúpida e irresponsable en que se hacía la redada, aunque nitchevo nepodelayesh, (no 
queda más remedio), me aseguró con convicción.
La sala de los banquetes  de los comunistas estaba completamente  iluminada; 
las  paredes  estaban  decoradas  con  rojas  pancartas  e  inscripciones,  con bande­
ras rojas enmarcando los amplios retratos de Len in y Trotski, con una pintura de 
Lunacharski en un lugar menos importante. La larga mesa estaba atestada con una 
gran variedad de frutas y vino, y platos especiales se servían un honor de los dele­
gados franceses e italianos que visitaban la ciudad. Angélica Balabanova presidía 
el acto; a su lado estaban Vetoshkin y otros altos oficiales del Soviet de la ciudad, 
con un amplio surtido de militares uniformados.
Es una asamblea oficial de la aristocracia comunista,  con Emma Goldman y  yo 
como  los únicos  no  bolcheviques presentes,  invitados  especialmente  por nuestra 
amiga común Angélica. Su maternal y  sencilla personalidad parecía fuera de lugar en 
esta reunión. Había una profunda tristeza en su mirada, una muestra de la desapro­
bación frente a todo el lujo y boato puesto para la ocasión. Su atención estaba acapa­
rada por los hombres de la ciudad que estaban a su lado, quienes intentaban com­
178.- Mikhail Kuzmich Vetoshkin. Nacido en 1884, se formará en un seminario como profesor aunque pronto ini­
ciará su vida política.  En 1904 será detenido por su propaganda en contra de la guerra con Japón,  siendo liberado 
con la amnistía de  1905, aunque en 1906 será condenado a muerte en ausencia.  Con la Revolución, actuará en la 
zona de Vologda,  en donde jugará un papel fundamental en la reorganización del Partido,  ocupando el puesto de 
Presidente del Comité Ejecutivo en la provincia. Durante la Guerra Civil, formará parte del Consejo Revolucionario 
Militar del VI Ejército, pasando en 1930 a la zona de Crimea para hacer frente a la guerra, siendo nombrado Comi­
sario de Justicia en Ucrania. Posteriormente actuaría como profesor de la Universidad Estatal de Moscú, en donde 
obtendría el grado de Doctor en Ciencias Sociales. Morirá en 1958.

Alexander Berkman
placer a este personaje tan importante del centro.  Otros entretenían a los delegados 
extranjeros, con los tovarishtchi que hablaban francés sentados en su cercanía. El vino 
es bueno y generoso, la comida debciosa. Por momentos, se va perdiendo la atmósfera 
de rígida formalidad y un comportamiento más libre impera sobre el banquete.
Con  los  cafés,  comienzan  los  discursos.  El  proletariado  ruso,  con  el  Partido 
Comunista como  su vanguardia,  es alabado  como  el portaestandarte  de la revolu­
ción social, y expresión de la firme convicción de la rápida caída del capitalismo a 
lo largo de todo el mundo.  Sin o fuera por la intervención Aliada que ha llevado a la 
hambruna al país y que ba apoyado con armas la contrarrevolución,  Rusia,  se afir­
maba, sería el paraíso de los obreros con plena libertad y bienestar para todos. Los 
mencheviques y los socialistas revolucionarios, traidores a la revolución,  han sido 
silenciados dentro del país, aunque en el exterior estos lacayos del capitalismo, los 
Kautsky179 18
0
,  Lafarguel8° y otros,  continúan su trabajo ponzoñoso,  calumniando a los 
comunistas y difamando la revolución.  Por ello,  damos doblemente  la bienvenida 
a estos delegados extranjeros que han venido a Rusia para conocer ellos mismos la 
verdadera situación, y han visitado Ucrania donde pueden ser testigos oculares de la 
gran labor que están llevando a cabo los comunistas.
Eché un vistazo a los delegados. Permanecían sentados durante los largos discur­
sos en lengua extranjera, aunque cuando con maestría Angélica los traducía al fran­
cés, enriqueciéndolos con su personalidad y apasionada oratoria,  estas palabras no 
parecían impresionarles. Detecté el desencanto en sus caras. Tal vez esperaban una 
discusión menos oficial,  más íntima,  de los problemas revolucionarios.  Sin duda, 
habían oído hablar de los numerosos levantamientos campesinos y las expediciones 
punitivas. Las frecuentes huelgas, el movimiento de Makhno y la oposición general 
a los comunistas. Sin embargo, estas cuestiones habían sido cuidadosamente obvia­
das por los conferenciantes, quienes se esforzaron por presentar una imagen de un 
pueblo unido cooperando con la dictadura del proletariado y apoyando entusiasta­
mente a su vanguardia, el Partido Comunista.
Tarde  en la  noche,  acompañando  a los  delegados  extranjeros  a la  estación  de 
ferrocarril, tuve la oportunidad de conocer sus sentimientos.
179. - Karl Kautsky, Nace en 1854 en Praga. Hacia 1875 se afiliará al Partido Socialdemócrata de Austria, jugando un 
papel fundamental en el movimiento socialista y la Segunda Internacional, sobre todo a partir de 1895. Criticará a 
los bolcheviques, lo que le valió, asimismo la reprobación por parte de LeninyTrotski. Morirá en 1938.
18 0 . - Paul Lafargue. Nacido en 1842, iniciará su vida política desde posiciones proudhonianas aunque, al ingresar 
en la Primera Internacional y conocer a Marx y Engels, tenderá a posiciones políticas socialistas, sobre todo, tras 
su matrimonio con Laura, hija de Karl Marx.  Dedicará toda su vida a difundir el ideal socialista.  Entre sus obras, 
destaca el libro El derecho a la pereza, muy difundido en su época. Se suicidará junto a Laura en 19 11. No se entiende 
la referencia hecha en el discurso sobre Lafargue pues bacía años que estaba muerto salvo por el hecho de que en el 
trabajo de Lenin de 1902, ¿Qué hacer?, habla tanto de él como de Kautsky de una manera despectiva.
204

El mito bolchevique
-Las observaciones que hemos hecho mientras hemos estado en Rusiay el mate­
rial que hemos recolectado,  remarcó uno de ellos,  desmienten completamente las 
afirmaciones de los bolcheviques. Sentimos que nuestro deber es contar toda la ver­
dad a nuestra gente en casa.
A  la mañana siguiente,  en el pasaje  donde  se  pueden comprar las provisiones 
para completar los escasos pyock,  me  encontré con un pequeño grupo  de personas 
lamentándose y gritando. No se había vendido nada; las pequeñas panaderías y fru ­
terías habían sido visitadas por las autoridades la tarde anterior y todos sus bienes 
fueron requisados. Una profunda tristeza se extendió entre los comerciantes y sus 
compradores.  Con  un  sentimiento  de  agravio,  indicaban  las  grandes  tiendas  de 
delicatessen en Krestchatik que no habían sido molestadas.
-Ellos tienen protección, alguien dijo indignado.
-Dios  mío,  Dios  mío,  gritaba una  mujer.  Nosotros  los  pobres  somos  los  que 
hemos dado el banquete a los delegados.
**»
Se me presentó como Gallina, una joven vestida como una campesina aunque de 
figura elegante, y  con unos ojos azules pensativos.
-¿Gallina?, le pregunté.
-Sí, la esposa de Makhno.
Los sentimientos de sorpresa y temor por su seguridad luchaban contra mi admi­
ración por su coraje. Su presencia en Kiev, la guarida de la Checa, suponía su muerte 
si era reconocida. Aún así, había desafiado a un peligro más que evidente y  grandes 
dificultades para pasar la frontera. Tenía algunos asuntos que resolver en la ciudad 
para lospovstantsi, me dijo; igualmente, tenía un mensaje de parte de Néstor: estaba 
muy ansioso de que Emma Goldman y  yo le visitáramos.  No  estaba muy lejos de la 
ciudad, y se podían hacer los preparativos para que pudiéramos verle.
Sus  formas  eran  reservadas,  incluso  tímidas;  aunque  era  muy positiva  en  su 
mirada y su expresión limpia y definida. Parecía frágil y sola; yo era completamente 
consciente de los grandes peligros a los cuales se había expuesto.  Me dio la sensa­
ción de un diminuto David alzándose para golpear a Goliat.
-No tengo miedo,  dijo  con sencillez.  Como  sabes,  suelo acompañar a Néstor y 
siempre encabeza a sus hombres, añadió con un silencioso orgullo.
Habló con mucha afabilidad de la habilidad 
m i li t a r  
de Makhno, su gran popula­
ridad entre los campesinos y el triunfo de sus campañas contra Denikin. Sin embar­
go, también era crítica con él, no estando cegada por el culto al héroe. Al contrario,

Alexander Berkman
hacía más hincapié en la importancia y determinación del movimiento campesino 
rebelde que en el rol de sus líderes individuales. EnlaMakhnovstchinaveíala espe­
ranza de la liberación de Rusia del yugo de los generales  Blancos,  los pomeshtchiki 
(señores feudales) y el comisariado de los comunistas. Los unos tan odiados por ella 
como los otros, todos igualmente peligrosos para la libertad y la revolución.
-Me  uní  al  movimiento povstantsi,  dijo,  como  la  única verdadera  revolución 
proletaria.  El bolchevismo es la consecuencia directa del Partido Comunista, fa l­
samente denominado como  dictadura del proletariado.  Está muy lejos  de nuestra 
concepción de la revolución. Es el gobierno de una casta, de los intelectuales socia­
listas que han impuesto sus teorías sobre los trabajadores. Su objetivo es el Estado 
Comunista,  con los  obreros y campesinos  de todo  el país  sirviendo  como  traba­
jadores de unos poderosos  amos gobernantes.  Su consecuencia es la más abyecta 
esclavitud,  represión y pesadumbre  como  hemos  podido ver en todos  lados.  Sin 
embargo,  el pueblo ensimismo,  el proletariado de las ciudades y el campo, tienen 
un ideal completamente  diferente,  aunque en su mayor parte sea sólo  de manera 
instintiva. Ignoran a todos los partidos y están en contra de los intelectuales polí­
ticos;  desconfían de los  que  no trabajan,  de los elementos privilegiados.  Nuestro 
objetivo es la organización de clase de las masas obreras revolucionarias. Este es el 
sentido del gran movimiento ucraniano, y su máxima expresión se puede encontrar 
en la Makbnovstcbina.  Sin la ayuda del gobierno y  partidos políticos, los campe­
sinos  expulsaron a los  señores feudales;  por su propio  esfuerzo,  protegieron sus 
tierras.  Sus unidades militares han triunfado  en su lucha contra todas las fuerzas 
contrarrevolucionarias.  Los  bolcheviques,  con  su  Ejército  Rojo,  por  lo  general 
entran en los distritos una vez liberados en donde imponen su gobierno sobre las 
ciudades y el campo, y proclaman su dictadura.  ¿Es de sorprender que la gente les 
odie y luchen contra ellos con la misma fuerza que contra los Blancos?
Ella es el típico espécimen de la Ucrania rebelde, un tipo moldeado en el crisol 
de la dura vida revolucionaria.  Hablamos durante toda la noche sobre los sangran­
tes problemas del Sur, de las necesidades del campesinado, y las actividades de los 
povstantsi, cuyo líder más querido, casi venerado, es bat'ka (padre, líder) Makhno, el 
Stenka Razinl8‘ de la revolución.
Me  relató  historias  sobre  la gran devoción que los  campesinos sentían hacia 
Néstor  y  me  contó  interesantes  anécdotas  de  sus  campañas.  Una  vez,  cuando 
Makhno con una pequeña compañía se encontraba rodeado por una amplia fuerza 
bolchevique, decidió celebrar una boda en el pueblo ocupado por el enemigo. Los 18
1
181. - Jefe cosaco que, contando con el apoyo de los campesinos del centro de Rusia y  Sur de Polonia, se rebeló contra 
el Zar en el 
S.
xxvii
.
2
o6

El mito bolchevique
hombres de Makhno, ataviados con los trajes de fiesta, con sus famosas escopetas 
recortadas  escondidas entre las telas.  En medio  de la juerga,  los soldados rojos 
en pésimas condiciones por el alcohol suministrado gratuitamente por los aldea­
nos,  los  fingidos  turistas  abrieron fuego,  tomando  a la guarnición bolchevique 
por sorpresa y haciéndola huir.
La sola mención del nombre de Makhno, dice Gallina,  lleva el terror a sus ene­
migos y en muchas ocasiones todas las compañías del Ejército Rojo han tenido que 
unir sus fuerzas.  Con los comisarios y los comunistas, términos similares para los 
povstantsi, no se tiene piedad,  aunque con los soldados comunes siempre se les da a 
elegir si quieren permanecer con ellos o irse libremente.
-Este fue  el caso  igualmente,  continuó  con su voz melodiosa,  con el ejército 
de Grigoriev.  Has oído hablar de él,  ¿verdad camarada?  Había sido un oficial del 
Zar,  aunque el estallar la revolución fue por libre.  Durante un tiempo estuvo con 
Petliura, para después luchar contra él, y finalmente unirse con el Ejército Rojo. 
Es sólo un aventurero militar, con cierta habilidad. Era muy vanidoso y le gustaba 
ser  denominado  como  atamán  de  Khersonstchina,  ya  que  sus  grandes triunfos 
habían  ocurrido  en  esa  provincia.  Con  el  paso  del tiempo,  se  volvió  contra  los 
bolcheviques e invitó a Makhno a hacer causa común con él. Sin embargo, Néstor 
supo que  Grigoriev estaba planeando unirse a Denikin;  además,  era culpable de 
muchos pogromos. Especialmente atroz fue la matanza de judíos que organizó en 
Yekaterinoslav en mayo del año pasado  (1919 ). Makhno decidió eliminarle-, para 
ello, convocó una asamblea en donde el atamán y sus hombres estaban invitados. 
Fue una gran reunión en donde más de veinte mil campesinos y povstantsi estaban 
presentes18* Néstor públicamente acusó a Grigoriev de intrigante contrarrevolu­
cionario,  culpable  de  pogromos y  denunciándolo  como  enemigo  del  pueblo.  El 
atamán y su equipo fueron ejecutados sobre la marcha.  La mayoría de sus fuerzas 
se unieron a los povstantsi.
Gallina hablaba de las ejecuciones en un tono  normal,  como si fuera un hecho 
común.  Su vida en Ucrania,  entre los campesinos rebeldes,  ha convertido  en algo 
normal en su existencia la lucha y la violencia.  De vez en cuando alzaba su voz con 
indignación  cuando  le  mencionábamos  los  judíos  abatidos  por  los povstantsi.  Se 
sentía profundamente ultrajada por tales tergiversaciones.  Estas  historias habían 
sido deliberadamente difundidas por los bolcheviques,  aseguraba.  No existe nadie 
que  castigue  con más  severidad que  Néstor tales excesos.  Algunos  de  sus mejores 
camaradas son judíos; hay un número importante de ellos en los soviets revolucio-
182.- Tuvo lugar en la aldea de Sentovo, en la provincia de Kherson, el 27 de julio de 1919.

Alexander Berkman
narios y en otras ramas del ejército. Pocos han sido tan amados y respetados por los 
povstantsi como Iósif, el Emigrante, judío y el mejor amigo de Makhno.
-No somos tan bárbaros como se  nos pinta,  dijo con una encantadora sonrisa, 
aunque  podrás  aprender  más  sobre  nosotros  cuando  nos visitéis,  que  esperemos 
que no sea dentro de mucho tiempo.
Escuchó  con tristeza  las  noticias  del  mundo  Occidental y  me  bombardeo  con 
preguntas sobre la vida en Estados Unidos y la actitud de los obreros frente a Rusia. 
El papel de las mujeres en el otro lado le interesaba intensamente y  estaba ansiosa 
por conseguir libros  que tratasen este  tema en profundidad.  Pareció  desanimada 
cuando supo que casi nada se sabía en los Estados Unidos sobre el movimiento cam­
pesino de Ucrania, aunque se recobró rápidamente, señalando:
-Naturalmente, pues nos encontramos aislados. Pero un día nos conocerán.
La noche llegó al amanecer y rápidamente rompió la mañana. Era tiempo de que 
Gallina se pusiera en camino. Con pesar nos dejó, expresando su confianza en nues­
tra pronta reunión en el territorio  de Makhno.  Completamente tranquila, salió de 
la casa mientras la acompañábamos sin respirar en la distancia, temiendo que una 
posible identificación resultara fatal para la audaz chica.
ao8

El mito bolchevique
Capítulo XXXI
La Checa
Un manto lúgubre cubre la casa de mi amigo Kolia, el sastre. Su esposa está enferma, 
los niños descuidados, sucios y hambrientos.  Las cañerías están rotas, y el agua hay 
que traerla de la calle aledaña y subirla a un cuarto piso. Kolia siempre realizaba el 
trabajo pesado; su ausencia supone una pesada carga para la pequeña familia.
De vez en cuando los vecinos visitan a la mujer enferma.  Su marido volverá pronto, 
le aseguran de forma alentadora,  pero sé que todos los esfuerzos para encontrarle 
han resultado infructuosos. Kolia está con la Checa.
Los obreros de la fábrica textil donde trabaja mi amigo están muy descontentos 
últimamente.  Su principal queja está  relacionada con las prácticas  arbitrarias  del 
yatcheika, pequeño grupo de comunistas que está en todas las instituciones sovié­
ticas.  La fricción entre ellos y el comité  de la fábrica provocó la detención de este 
último. En protesta, los trabajadores declararon una huelga. Tres delegados fueron 
enviados a la Checa para solicitar la liberación de los prisioneros, pero los hombres 
desaparecieron, y Kolia estaba entre ellos.
-Llaman contrarrevolucionarios a los huelguistas, dijo la hermana de Kolia. Han 
hecho una lista de la "oposición” de la fábrica, y todos los días desaparece alguien.
-Son los viejos métodos de Pirro, comentó un vecino, una joven encargada de un 
comedor de niños.
-¿Métodos de Pirro?, pregunté sorprendido.
-¿No sabe lo  del asunto de  Pirro?  Fue igual que los métodos usuales de Latsis, 
entonces jefe de la Comisión Extraordinaria de toda Ucrania. Verano de  1919, y la 
Checa de Kievya estaba funcionando...
-Funcionando... correcto, esa es la palabra apropiada, interrumpió su hermano.
-Sí,  "funcionando” bajo mucha presión, prosiguió, bajo órdenes de Peters,  que 
venía de Moscú de vez en cuando.  Su presencia en la ciudad  era siempre señal de 
nuevas  detenciones y fusilamientos.  Bien,  un día los periódicos soviéticos  anun­
ciaron la llegada del conde Pirro,  el embajador brasileño.  En aquella época yo tra­
bajaba en el consulado chino, donde se daba una cena de gala en honor del Conde, a 
quien pude conocer en esa ocasión. Me sorprendió que el brasileño hablara un ruso 
excelente,  pero  explicó que había pasado muchos años en nuestro país antes de la 
Revolución. Añoraba esos días, y no disimuló en lo más mínimo su hostilidad hacia
209

Alexander Berkman
el bolchevismo y sus métodos. Unos días después comenzó a organizar su plantilla 
a gran escala. Nos pidió a mí y a mis amigos que recomendáramos a gente para tra­
bajar en su consulado.  "Excepto bolcheviques” , dijo.  Solo quiero burgueses e inte­
lectuales que no simpaticen con los comunistas.  Estarán a salvo  conmigo,  nos dijo 
con confianza, insinuando la destrucción sistemática de la intelligentsia por parte de 
la Checa. Muchos nos apresuramos en ponemos al servicio del conde, ansiosos por 
la protección ofrecida.  Pirro aceptó a todos, poniendo a unos en oficinas y a otros 
en una lista de espera, con sus nombres y direcciones. Para ser breve, poco después 
todos fueron detenidosyla mayoría fusilados, entre ellos Mme. Popladskaia, secre­
taria personal de Pirro,  a quien éste fingía querer ayudarle  a reencontrarse con su 
marido en París. Pirro desapareció, pero se le vio abandonar la ciudad en el coche de 
Peters. Pronto se supo que el presunto Conde brasileño era un agente de la Checa, un 
topo. Mucha gente en Kiev está convencida de que realmente era el propio Peters.
Relaté a mi amigo un incidente que le ocurrió a nuestra expedición poco des­
pués de llegar ala ciudad. Una mañana temprano un visitante vino a nuestro vagón, 
pidiendo ver  al predsedatel.  De  estatura  imponente,  bien proporcionado y  recto 
como  un  pino  joven,  era un  espécimen perfecto  de  virilidad  física.  Acababa  de 
volver del frente,  dijo,  como  si quisiese  explicar su ridículo  aspecto beligerante: 
dos armas pesadas en su cinturón y una daga circasiana entre ellas; en su costado 
llevaba una espada larga, y un enorme  silbato  de alarma,  plateado,  colgaba de su 
cuello.  De rasgos bien definidos, nariz aquilina, labios sensuales un poco cubier­
tos por una barba espesa. Pero lo más llamativo eran sus ojos, del color del acero, 
fríos, inquisidores, y penetrantes.
Se presentó como un soldado que había luchado en todos los campos de batalla 
de Ucrania. Pero estaba harto de la guerray el derramamiento de sangre, dijo; quería 
un descanso o al menos un trabajo más tranquilo. El trabajo de nuestra expedición le 
atraía.  ¿Podría sernos de ayuda? Seguramente en una ciudad tan grande como Kiev 
no se podría recabar información a fondo durante nuestra corta permanencia. Por lo 
tanto, él sugería que designáramos a un hombre de la zona como nuestro represen­
tante para que continuara con el trabajo después de que nuestra Expedición hubiera 
de marcharse.  Para él sería un honor ayudar a nuestra importante misión.
No  había  nada  raro  en  su  ofrecimiento,  ya  que  es  costumbre  nuestra  dejar  a 
una persona autorizada en las ciudades más grandes para que provea al Museo  de 
documentos históricos del momentos.  Prometimos estudiar su propuesta, y pocos 
días después llamó de nuevo. Me parecía que estaba extrañamente animado,  quizás
210

todavía bajo la influencia del alcohol.  Inmediatamente se lanzó a garantizamos de 
forma exagerada su aptitud como  colaborador nuestro.  Conocía a todos los comu­
nistas importantes de la ciudad,  afirmaba; incluso tenía una relación estrecha con 
la mayoría de ellos.  La noche anterior, declaró, había estado en compañía de comi­
sarios  de  alto  rango,  entre  quienes también estaba  el jefe  de la Checa.  Sobre  éste 
dio un recital de sus actividades,  relatando detalles horribles sobre torturas y eje­
cuciones.  Hablaba con fervor y excitación.  Por fin dijo que era commandant. Había 
disparado a muchos contrarrevolucionarios, se jactó, y nunca había sentido náuseas 
por su trabajo.  Sus  ojos brillaron con un fuego feroz,  salvaje, y  de repente sacó  la 
daga de su cinturón.  Inclinándose hacia mí y agitando el arma como un loco, gritó, 
¡m írela...  está  ensangrentada hasta la empuñadura!  Entonces se  derrumbó  sobre 
una silla, agotado, y con algo de sentimentalismo refunfuñó: He tenido suficiente... 
Estoy cansado... Necesito un descanso.
-A  juzgar por su descripción, comentó la joven, ése debe de haber sido X***, uno 
de los verdugos más famosos de la Checa provincial. Es dado a tales correrías, espe­
cialmente cuando está bajo la influencia de las drogas, ya que es adicto a la cocaína. 
Una de sus aficiones es ser fotografiado... como aquí.
Se levantó, buscó un rato entre sus efectos, y me dio una pequeña foto.  Mostraba 
a un hombre completamente desnudo, pistola en mano, apuntando de manera deli­
berada. Reconocí a nuestro visitante.
***
El mito bolchevique
%1 de agosto de  1930.-  Rumores de reveses bolcheviques retrasan nuestra par­
tida.  Hay continuos informes de derrotas del Ejército Rojo:  Odesa se dice que está 
siendo evacuada, una flota enemiga en el Mar Negro atacando la ciudad, y Wrangel 
marchando sobre ella desde Crimea.
Nada definitivo se puede averiguar de la confusión general, pero en los círculos 
de las autoridades nos hemos enterado que fuerzas rojas se están concentrando en 
las inmediaciones. Los nuevos acontecimientos, que Iósif me ha relatado, han obli­
gado a Makhno a retirarse de la provincia. Muy a mi pesar nuestro plan de reunimos 
con el líderpovstontsi se hace imposible por ahora.  Con mucha ansiedad pienso en 
Gallina y en su seguridad envista de los nuevos sucesos.
Nuestra Expedición se enfrenta a la alternativa de devolver a Moscú o ir más al 
sur. A  pesar de los insistentes consejos para lo primero,  decidimos seguir nuestro 
programa, que incluye Odesa y el Cáucaso.
311


,
------------------------------- --
• ri‘ 
... 
• •  ‘

El mito bolchevique
Capítulo XXXII
Odesa: vida y  perspectivas
2, de Septiembre de 19 31.- Al final de la tarde de ayer llegamos a Odesa, con nuestra 
pequeña comunidad completamente preocupada por Alsberg.  Nuestro  compañero 
de viaje,  cuyo jovial espíritu y amabilidad predispuesta había contribuido  a hacer 
nuestro viaje más placentero, había sido arrestado el 
3
o de agosto, cuando paramos 
en Zhmerinke.  Los agentes de la Checa local habían recibido órdenes desde Moscú 
para que  devolvieran al corresponsal  estadounidense,  ya  que  había ido  a Ucrania 
sin ningún conocimiento de las autoridades.  En vano argumentamos y mostramos 
la carta  de  Zinóviev dando  permiso  a Alsberg para  que  se uniera a la expedición. 
Fue cogido de nuestro tren y escoltado hasta Moscú. Los telegramas que enviamos a 
Lenin, Zinóvievy Balabanova, protestando contra el arresto y exigiendo la inmediata 
liberación de nuestro amigo, quedaron sin respuesta.
La gran ciudad, antiguamente el más importante centro portuario del país, per­
manecía en penumbras ya que su central eléctrica había sido completamente des­
truida por el fuego días antes. Con gran dificultad encontramos el camino hacia una 
de las carreteras principales. En una curva, fuimos detenidos por un militsioner que 
nos informó que estaba prohibido estar en la calle tras la puesta del sol, salvo con 
un permiso especial.  Hizo falta una considerable dosis de persuasión antes de que 
el  oficial  se  convenciera de  nuestra fiabilidad y nos permitiera regresar al vagón. 
Nuestra  primera  impresión  parecía  justificar  las  desconcertantes  noticias  que 
habíamos oído a lo largo de nuestra ruta.
La bella ciudad no parecía más acogedora con el resplandor del sol de la mañana. 
Había muy pocas personas por las calles; las casas y los parques estaban descuida­
dos; el pavimento estaba roto y  muy sucio. Por todos lados se apreciaba la pobreza y 
el sufrimiento padecido por la ocupación extranjera y la guerra civil. Los alimentos 
eran muy escasos,  con unos precios  desorbitadamente  altos  en los  mercados que 
todavía se  permitía  que  operaran.  Los  campesinos  del  distrito,  sistemáticamente 
expropiados con el cambio de amos, en la actualidad se negaban a cultivar nada más 
que lo necesario para su propio sostén, dejando a las ciudades a su suerte.
Externamente,  Odesa estaba tranquila, y no existían signos de barcos de guerra 
enemigos en el puerto.  Sin embargo,  se respiraba una atmósfera de nervioso sus­
pense en todos lados: se decía que bandas de Verdes y fuerzas de Makhno se encon­
2i3

Alexander Berkman
traban en los alrededores, y se había informado que Wrángel había ocupado algunas 
villas en el Noreste, cerca de Rostov. Un espíritu de qui vive'83 impregnaba las oficinas 
del Soviet, todo el mundo con un aire de preocupación como si estuvieran atentos a 
escuchar la primera de las sirenas de alarma y dispuestos a salir corriendo.
Una gran desorganización imperaba en los sindicatos.  La nueva gestión comu­
nista todavía no había logrado controlarlos completamente, liquidando el liderazgo 
menchevique y anarquista.  Muchos de estos últimos todavía continuaban a la cabe­
za de los asuntos relacionados  con el trabajo,  siendo  elegidos reiteradamente por 
los trabajadores en un abierto desafío a las órdenes comunistas. Entre la oposición 
estaba Shajvorostov18*, un ejemplo de militante anarquista,  que contaba con tantos 
seguidores que los bolcheviques no se atrevían a acabar con él. Debido a sus cordia­
les esfuerzos, el Soviet de los sindicatos había convocado una asamblea de secreta­
riados, ante quienes yo daría un discurso sobre la importancia del Museo.
El proletariado no comunista, que constituíala mayor parte de los obreros, mira­
ba con desprecio los preparativos de los comunistas para huir en cuanto aparecie­
ra el enemigo, particularmente los marineros de la destruida Flota del Mar Negro, 
muchos de los cuales se  encontraban en la ciudad, llevando muy mal la situación. 
Las masas no serían evacuadas, decían; los obreros estaban condenados a quedarse, 
sea quien sea quien venga, y  a luchar como mejor puedan.  ¿Por qué los sindicatos, 
ayudados por los campesinos, no han desarrollado una guerra de guerrilla contra las 
fuerzas griegas e italianas y los generales  Blancos?  No habría distinción de parti­
do, luchando todos los revolucionarios hombro con hombro. Sin embargo, cada vez 
que se echa al enemigo, los comunistas imponen su dictadura, buscando dominar el 
comité  revolucionario a cargo de la salvaguarda de la ciudad, y eliminar a los anti­
guos y probados luchadores. Las masas saben como protegerse a sí mismas frente a 
los invasores, por eso estaban ofendidos por el predominio de un partido político 
que buscaba monopolizar la revolución.
•**
Semion  Petrovitch,  con  quien pasé  muchísimo  tiempo,  es  un  inteligente  no 
comunista con unos puntos de vistas independientes. Un capacitado estadista, los 
bolcheviques le habían permitido permanecer en el departamento de Economía, 
en donde había servido  en los regímenes anteriores.  Semion estaba convencido 
que el Gobierno soviético al final se vería obligado a cambiar sus métodos y prác­
ticas.  Los devastadores no pueden permanecer por mucho tiempo en un país que 
ha sido devastado, le gustaba repetir la frase de Denikin. Pero la ira de los dioses, 18
3 18
4
1
83

- En francés en el original. Alerta.
18 4 . 
- Anarquista ruso que colaboró con el Departamento de Economía soviético.
214

El mito bolchevique
afirmaba, dicta los pasos de los bolcheviques: aún con sus mejores intenciones, en 
la práctica sólo logran el caos.
-Han cerrado las tiendas y abolido el comercio privado, afirmaba Semion Petro- 
vitch, han nacionalizado, registrado e inventariado todo bajo el sol. Uno podría pen­
sar que reinaría un completo orden.  Sin embargo,  no puedes trasladar una colcha 
de un cuarto a otro sin un permiso especial de la autoridad apropiada.  Si quieres ir 
hasta la siguiente estación,  debes conseguir un ''permiso” ; si necesitas una hoja de 
papel, debes rellenar diversas hojas con formularios. Cada detalle de nuestra exis­
tencia se encuentra bajo el control de las normas bolcheviques.  En pocas palabras, 
lo que puedes ver en Odesa ocurre a lo largo de toda Rusia, me aseguró Semion. Aun­
que la vida deba pasar por el aparato soviético, la misma es incomparablemente más 
fuerte que cualquier intento doctrinario de regularla.
Gomo en los soviets de otras ciudades, la población cuenta con cartillas para con­
seguir el pany otros productos. Salvo los comunistas, muy pocos reciben el pan sufi­
ciente como para subsistir. Las categorías burguesas, durante meses no han recibido 
nada-, de hecho, desde que los comunistas tomaron Odesa en enero. Ocasionalmen­
te, son repartidos un poco de sal, azúcar y cerillas.
-Afortunadamente, todavía se permite que existanlos mercados, explicó Semion. 
El  gobierno  no puede  obtener todo  el pan de los  campesinos para alimentar a las 
ciudades.  Lospyock son sólo un espejismo.  Esto me recuerda a cierto comisario de 
nuestro  departamento,  un tipo raro  de comunista, por su sentido del humor.  Una 
vez le pregunté por qué los bolcheviques habían nacionalizado absolutamente todo 
menos los izvostchiki (cocheros).  Me contestó como era característico.  "Verás” , me 
dijo,  "sabemos que si no alimentamos a los seres humanos, estos buscan sobrevivir 
de  cualquier manera.  Pero  si no  alimentas  a los  caballos,  las bestias  estúpidas  se 
mueren. Esta es la razón por la cual no hemos nacionalizado a los cocheros.”
La vida,  de hecho,  es más fuerte que los decretos; brota entre los resquicios de 
la  armadura socialista.  Cuando  el negocio  privado fue prohibido y sólo  se perm i­
tían continuar las cooperativas, todos los lugares de negocios, de repente, se vieron 
inspirados por un sentimiento  de altruismo, y todas las tiendas  fueron decoradas 
con el símbolo  de epo  (cooperativa).  Al final,  cuando  las  cooperativas  igualmente 
fueron cerradas y sólo la producción kustamoye  (a pequeña escala)  era legal, todas 
las pequeñas tiendas comenzaron a manufacturar mecheros y suelas de caucho  de 
las gomas robadas a los automóviles. En consecuencia, se emitieron nuevos decretos 
permitiendo sólo el comercio de artículos alimenticios. A  partir de entonces, en los
215

Alexander Berkman
escaparates de las tiendas se  exponen sucedáneos de pan y té,  mientras  que otros 
bienes se venden en la trastienda. Finalmente, todas las tiendas de alimento fueron 
cerradas;  en la actualidad el comercio ilícito se ha transferido a los hogares de los 
tenderos, y los negocios se hacen en los patios traseros.
-Los bolcheviques quieren abolir el comercio privado y destruir la especulación, 
señaló  Semion;  quieren que todo  el mundo viva exclusivamente  de  su trabajo.  Sin 
embargo,  no  hay otro  lugar en el  mundo  en donde  haya más  especulación que  en 
Rusia; todo el país es barrido por esta fiebre. "La nacionalización del comercio signi­
fica que toda la nación está a la venta” nos decía nuestro humorista.  Lo cierto es que 
todos nos hemos convertido en especuladores, continuó cansinamente. Cada familia 
depende más en la actualidad de la venta de sus mesas y camas que del salario paga­
do por el Gobierno soviético.  Los tenderos,  al perder sus tiendas,  continúan nego­
ciando; y ahora les acompañan aquellos que antes eran trabajadores, tanto manuales 
como intelectuales. La necesidad es más fuerte que las leyes, querido amigo. Los ver­
daderos proletarios de las fábricas han sido  desclasificados:  han dejado  de  existir, 
como  clase, ya que la mayoría de las fábricas y talleres están cerrados.  Los obreros 
deambulan por el país o se  convierten en meshotchniki  (comerciantes ambulantes).
La dictadura comunista puede destruir, pero no puede reconstruir nada.
•**
En el hogar del Dr.  L*** la mayoría de las noches se  reúnen pequeños grupos 
de intelectuales locales. Un hombre de una amplia cultura y tolerancia, el hogar de 
L*** es un terreno neutral para las más diversas tendencias políticas. Su sanatorio 
privado, bellamente situado en un dique bañado por el Mar Negro,  antiguamente 
tenía fama de ser uno de los mejores de Odesa.  Ha sido nacionalizado,  aunque el 
médico y su equipo están exentos de la movilización profesional y permanecen en 
sus puestos. Al Dr. L*** todavía se le permite recibir a cierto número de pacientes 
privados, cuyo privilegio le posibilita mantener a su familia en un confort relativo. 
A  cambio,  está obligado a tratar sin ningún tipo de remuneración a los enfermos 
asignados al sanatorio por las autoridades.
L*** 
y
  s u   e s p 0 s a >  
eu a  misma graduada  en  medicina,  son hospitalarios  en la 
mejor tradición  rusa.  Aunque  su  actual  modo  de  vida  no  llegaba  ni  de  lejos  al 
nivel de la época anterior,  cada visitante  que llegaba recibía una calurosa bien ­
venida que incluía una invitación a pasar al comedor, una costumbre completa­
mente  fuera de uso  en estos  momentos  en Rusia.  Con una sonrisa encantadora 
y el gesto elegante, la Sra.  L*** hace pasar el té, pequeños terrones amarillos de
2 16

azúcar,  hechos  en  casa  a partir  de  azúcar  de  remolacha,  y sándwiches,  con una 
mirada totalmente  inocente  ante  cualquier sugerencia  de  reducir la  calidad  de 
sus servicios ante sus famélicos invitados.
El sanatorio había sido requisado en beneficio del proletariado, me informó el 
doctor conun brillo de humor en sus ojos, aunque era ocupado exclusivamente por 
altos oficiales comunistas y diversos miembros de la Checa. Entre estos últimos se 
encontraba un comisario, quien recibía reiterados tratamientos en la institución. 
Sufría una profunda neurosis y era un consumidor habitual de cocaína.  Sin repa­
rar  en la  cercana presencia  del  terrible  autócrata  del  cual  dependía la vida y  la 
muerte,  en la casa de L*** prevalece una gran libertad de expresión. Tácitamente 
se entiende entre sus invitados que este lugar es un fórum libre, un santuario para 
el crimen de pensar,  aunque  me  enteré  que,  cuando  ocurre  que hay comunistas 
presentes, la expresión es menos espontánea, más controlada.  Recordaba los fr e ­
cuentes arrestos en oasis similares de Moscú, traicionados por algún miembro de 
la familia que era bolchevique.  ¿No podía ocurrir tal desafortunado suceso aquí? 
Aún así, el Dr. G***, colega menchevique del anfitrión, es el que más abiertamen­
te habla en contra de los bolcheviques que los califica, llegando al ridículo, como 
falsos marxistas.  Los  sionistas y literatos presentes,  entre  ellos  Bialik185,  el gran 
poeta vivo judío,  son más atemperados  en sus críticas a la dictadura.  Sus actitu­
des están determinadas por su amor a los judíos y sus aspiraciones como  nación. 
No hablan de los muchos intentos en vano llevados a cabo por sus representantes 
más venerados a favor de la justicia hacia sus correligionarios, para sólo lograr ser 
recibidos con desprecio e insultos.  R***, el destacado autor hebreo, nos relató  el 
episodio  de  su entrevista  con el jefe  de  la  Checa,  buscando  protección para  dos 
amigos injustamente acusados de especulary en peligro de ser fusilados. En la sala 
de espera, mientras aguardaba la audiencia con el predsedatel, recibió los abusos 
por parte de los chequistas, entre los cuales pudo reconocer a varios miembros de 
las antiguas fuerzas policiales y a dos conocidos delincuentes de antaño.
-Insultas al poder del Soviet al interceder por los arrestados, le dijo el jefe 
de la Checa.
El escritor defendió la inocencia de los acusados.
185.-  Hayyim Nahman Bialik, nace en Ucrania en enero de  1873 y  morirá en Viena en 1934.  Destacado sionista 
desde su juventud, jugará un papel fundamental en la difusión de la literatura hebrea, tanto en Odesa como  en 
Berlín y  en Tel Aviv. Residirá varios años en Odesa, verdadero centro de la cultura judía durante el Imperio Ruso, 
la llegada de los bolcheviques al poder supondrá el cierre  de su editorial; finalmente, por influjo  de Gorki,  los 
soviéticos permitirán que diversos literatos judíos puedan abandonar el país, entre ellos Bialik quien, tras varios 
años en Berlín, rápidamente se trasladará a Tel Aviv, siguiendo los dictados del movimiento sionista,  en donde 
será considerado como una de las figuras más destacadas de la literatura hebrea.  Morirá en Viena, tras una ope­
ración de próstata, siendo enterrado en Tel Aviv.
El mito bolchevique

Do'stlaringiz bilan baham:

©2018 Учебные документы
Рады что Вы стали частью нашего образовательного сообщества.
?


-----p----------aba-jdad-.html

-----rsale--nur--.html

-----southwest-area-plan.html

-----written-by.html

-----znat---temi-5.html